Médicos y Abogados especialistas le ayudarán a tramitar su procedimiento de incapacidad tanto laboral como civil. Obtenga el grado de incapacidad que realmente le corresponde;

 

Incapacidad permanente absoluta; se trata de aquella incapacidad que impide al trabajador desarrollar cualquier actividad u oficio.

Incapacidad permanente total; se trata de aquella incapacidad que impide a la persona realizar odas o la parte más fundamentales de las tareas de su profesión habitual, si bien puede dedicarse a otras tareas distintas.

Incapacidad permanente parcial; se trata de aquella incapacidad permanente que no alcanza el grado de total, pero afecta a ciertas tareas de su actividad habitual, pero sin impedir la realización de las tareas fundamentales. Ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento.

De igual manera tramitamos discapacidades ante el organismos autonómicos correspondiente. Es importante distinguir entre incapacidad y discapacidad a efectos jurídicos, pues una discapacidad de un 90% puede no suponer una incapacidad para su trabajo, sirviendo como ejemplo una persona en silla de ruedas que trabaja de informático en una oficina. Mientras que se puede dar el caso contrario, una discapacidad de un 33% resultante de una artrosis de tobillo puede suponer la incapacidad total para un albañil.

Por tanto, no se pueden confundir términos, y además los procedimientos son distintos, por ello no dude en consultar a un profesional. Estamos para ayudarte.